menu icon
close

Aprende a procastinar

Por Bernard Milian
Man leaning back on a chair sitting his legs on a large clock

En nuestra educación, retrasar el trabajo no es bueno.

Si se dedica a la cadena de suministro, es más propenso el anticiparse: está más enfocado en el futuro.

Si se dedica a la cadena de suministro, le gusta hacer las cosas, tomar decisiones… está decididamente orientado a la acción.

Estas dos cualidades combinadas, más un poco de presión amistosa de su entorno profesional, pueden llevarle a cometer un grave error: ¡tomar decisiones demasiado pronto!

El problema es que cuanto antes tome las decisiones, más se cierra a la posibilidad de tomar una decisión diferente, que podría haber sido mejor, a medida de cómo evoluciona la situación.

Por supuesto, uno no quiere decidir demasiado tarde. Pero, ¿no es la propia definición de «justo a tiempo» tomar decisiones ni demasiado pronto ni demasiado tarde?

¿Qué significa tomar decisiones demasiado pronto y, cerrar las posibles opciones de adaptación?

  • Fijar los pedidos en un plan maestro de producción a lo largo de varias semanas, cuando el tiempo de fabricación del producto es de sólo unas horas.
  • Crear o liberar órdenes de fabricación, que son para un horizonte lejano.
  • Hacer pedidos a los proveedores con muchos meses de antelación, mientras que la fabricación y el transporte tardan unos días o semanas.

– Poner más stock del que se necesita (pedir el doble para no tener problemas…).

– etc.

En el curso de aplicación del modelo de gestión Demand Driven, nuestra experiencia es que la mayor dificultad encontrada en términos de gestión del cambio es la siguiente: aprender a procrastinar… es decir, aprender a tomar decisiones sólo cuando es necesario tomarlas:

  • Generar órdenes de fabricación, aprovisionamiento o distribución dentro del plazo desacoplado del artículo como muy tarde.
  • Lanzar las órdenes de fabricación sólo en el momento oportuno, en función del ritmo al que marquen las limitaciones.
  • Eliminar los periodos de congelación. El flujo necesita estabilidad: congelar no es estabilizar, es amplificar la variabilidad retrasando la adaptación a las evoluciones del consumo.

Tomar decisiones lo más tarde posible no significa que no se pueda planificar, anticipar y preparar: no es sinónimo de caos. En cambio, tomar decisiones demasiado pronto suele generar confusión, caos y costes…

Póngase en contacto con nosotros

Comparta esta historia, elija su plataforma

Facebook
Twitter
LinkedIn

Blogs recientes

Suscríbase a nuestra newsletter

También puede interesarle

Un avión de papel volando alto en el cielo con su sombra en forma de avión real debajo, sobre un fondo azul claro.

Construir aviones en Excel

Un avión es complejo. Hay decenas de miles de piezas en la lista de materiales de un avión de pasajeros. Para suministrar estas piezas hay

Dos personas con chalecos reflectantes con la palabra "visitante" escrita en la espalda, de pie en un entorno industrial con figuras borrosas al fondo.

¿Cómo visitar una fábrica?

Las fábricas son el lugar donde se crea valor: los flujos de una fábrica determinan la capacidad de la empresa para responder al mercado. Cuando