menu icon
close

Termina lo que empiezas

Por Bernard Milian

Cuando era niño, mis padres me decían: ¡termina lo que empiezas antes de hacer otra cosa! Es un consejo sencillo que sigue vigente hoy en día y que, sin embargo, se subestima en el sector.

La traducción en un entorno de producción es sencilla: cuando se empieza a trabajar en una orden de fabricación, termínela lo antes posible, para entregar un producto que genere ingresos y satisfaga al cliente.

En términos financieros, esto se traduce a reducir el trabajo en curso. El término describe lo que es: algo que está «en curso» significa que está empezado, pero no se ha terminado, y por eso cuando éramos niños nos habrían dado un rapapolvo por tener muchas cosas en curso y pocas terminadas… ¡Ordena tu habitación y termina los deberes, por favor!

La fórmula de cálculo que se aplica se llama «Ley de Little» – cuando le digo que es para los pequeños… y los adultos en los que nos hemos convertido.

La ley es sencilla: el WIP es igual a la producción multiplicada por el plazo de entrega. Si produce 1.000 unidades al día y tiene un plazo de entrega de 5 días, su WIP es de 5.000. Si reduce el WIP a 2.000, el plazo de entrega bajará a dos días. Sólo tiene que reducir el WIP para satisfacer a los clientes con un plazo de entrega más corto.

Con la llegada de Lean en los años 90, a menudo producíamos en línea, es decir, vinculamos las diferentes operaciones que permiten obtener un producto lo más rápidamente posible. Esta es la esencia misma de la reducción de WIP: fabricamos los productos en un flujo, de la A a la Z, con una secuencia que permite un plazo de entrega mínimo. Esto es lo que hizo Henri Ford con la cadena de montaje del Ford T.

Sin embargo, este enfoque en línea tiene sus limitaciones y no se aplica a todos los escenarios.

Cuanta más diversidad tenga, más complejo será ponerla en línea.

Cuanto más complejas sean sus hojas de ruta y más especializadas y costosas sean sus instalaciones de producción, menos posibilidades tendrá de ponerlos en línea.

Por tanto, se enfrenta a un dilema: utilizar los recursos de producción especializados y caros de forma eficiente o terminar lo que empieza lo antes posible.

Algunos ejemplos de este tipo de situaciones: las secuencias de mecanizado de piezas complejas, los procesos químicos o farmacéuticos y la integración de sistemas complejos que incluyen muchos componentes.

En estos contextos, es fácil perder de vista el verdadero objetivo: terminar rápidamente lo que se empieza. Nos centramos principalmente en el uso eficiente de los recursos de producción, sobre todo porque, a diferencia de la producción en línea, no vemos el flujo. En una línea, hay que mover la pieza anterior porque entra la siguiente. Cuando no tiene una línea, no puede ver el flujo, y muy rápidamente tiene cosas empezadas por todas partes que están esperando a la siguiente.

A menudo también tenemos productos que se han lanzado con componentes que faltan, y que están esperando el kit completo. También tenemos irregularidades que esperan un análisis y una decisión.

El trabajo en curso aumenta, los plazos se alargan y los conflictos de prioridades se acumulan.

Sí, cuando no terminábamos los deberes, se acumulaba el trabajo atrasado y era difícil llevar la cuenta.

Tenemos que cambiar de enfoque. A corto plazo, en el horizonte operativo en el que debemos tomar decisiones y ocuparnos de las prioridades, nuestros medios están definidos y son fijos. Nuestras máquinas y sus horarios de apertura están definidos. Nuestro personal y sus competencias son determinantes. Lo único que podemos hacer en el día a día es agilizar al máximo el flujo de trabajo para satisfacer las necesidades del cliente y, por tanto, completar lo antes posible los pedidos de producción que iniciamos.

Esa es la función de los equipos de producción: generar flujo lo antes posible, no maximizar la OEE de todos los recursos.

Es cierto que esto es complicado en determinados escenarios de producción, por la misma razón de que es difícil ver el flujo. Aquí es donde una solución digital como Intuiflow aporta valor en la planta de producción: muestra las prioridades de forma inequívoca, hace avanzar los pedidos rápidamente y libera las órdenes de producción con kits de componentes completos en el momento adecuado, para que todos puedan terminar sus tareas en una sala ordenada…

Póngase en contacto con nosotros

Comparta esta historia, elija su plataforma

Facebook
Twitter
LinkedIn

Blogs recientes

Suscríbase a nuestra newsletter

También puede interesarle

Automated Robots Manufacturing a Wheel

¿De verdad quieres reinventar la rueda?

Nos encontramos con empresas que están invirtiendo cientos de miles, o incluso millones de euros, en sus propios proyectos de digitalización, sistemas diseñados para dar

Red Urgent Stamp

El buen uso de las urgencias

En un taller de producción, con un proveedor, en el transporte, hay… brrr, da un poco de miedo… sí, sí… URGENCIAS. En mi carrera he