menu icon
close

Demand Driven: combatiendo falacias

Por Bernard Milian
Wooden Pinocchio's nose caught in a mouse trap

A los expertos en la cadena de suministro les encanta las guerras por su territorio.

Cuando hace diez años, empecé a interesarme por el tema y a promover las ideas de Demand Driven en Francia, fue porque se hacían eco de forma relevante de mis entonces casi 30 años de experiencia industrial en varios sectores. Lo que me atraía era que la metodología reunía modelos bien conocidos – Lean, MRP, Teoría de las Limitaciones – enriquecidas con un toque de sentido común y la digitalización adecuada.

Como profesional algo ingenuo, pensé que la metodología, y las herramientas prácticas para aplicarla, recibirían una acogida unánime. Desgraciadamente, desde el principio surgieron feroces opositores -a menudo sin profundizar en el tema- calificándola de simplista, obsoleta, poco técnica, matemática, no apta para todos los artículos, inadecuado para todas las industrias, etc.

Parte de esta oposición procedía de empresas de consultoría y desarrolladores de software -sobre todo ERP y APS- y que a menudo consideraban una amenaza para su modelo de negocio.

Afortunadamente, surgió una comunidad de profesionales, y en la gran mayoría de los casos con gran éxito.

Hay una señal clara: aunque Demand Driven Technologies era el único proveedor de soluciones en aquel momento, hoy en día más de 40 aplicaciones de software cuentan con la «certificación DDMRP» del DDI – ¿acaso el hecho de que te copien no es prueba de que tienes razón?

Sin embargo, todavía hay pocas soluciones de software certificadas, como nosotros, según los 3 criterios del DDI: gestión de inventarios, modelo operativo completo y S&OP. Esperamos que se nos copie rápidamente también en este campo. El hecho de que algunas de las soluciones ofrecidas sean incompletas contribuye al malentendido común de que las ideas Demand Driven no son más que un vistoso método de gestión de inventarios.

Recientemente, también hemos visto cómo consultoras francesas lanzaban sus propias metodologías revolucionarias para la cadena de suministro, metodologías propias, por supuesto, que se presentan como «alternativas al DDMRP». ¡Qué largo camino hemos recorrido en diez años! Las tácticas Demand Driven han pasado de ser una metodología marginal de la que desconfiar a una referencia con la que compararse…

Estas autoproclamadas alternativas están bien comercializadas: una cadena de suministro sin cadena (y por lo tanto, supongo, libre, sin suciedad y grasa), olas verdes que respetan las limitaciones -y el planeta, por supuesto, como debe ser hoy- cualquiera puede identificarse con ellas.

Para promover sus alternativas, los detractores de las tácticas Demand Driven se apresuran en afirmar todo tipo de falsedades, que es necesario desmentir. Aquí hay una pequeña selección no exhaustiva.

«Demand Driven» significa yoyó

El argumento: las irregularidades en el consumo se trasladan a la producción y a los proveedores, por lo que la señal es muy inestable.

Falso: las tácticas Demand Driven se basan en los principios de un flujo pull suavizado. Cuando se aplican correctamente, el resultado es una estabilización del flujo. Es una técnica probada para mitigar el efecto látigo.

«Demand Driven» requiere un flujo de una sola pieza

El argumento: para adaptarse constantemente a la demanda del mercado, hay que fabricar por unidades.

Falso: las tácticas Demand Driven tienen en cuenta el tamaño de los lotes, las campañas, etc. Permiten visualizar su impacto y favorecen una mejor alineación de estos lotes con la demanda real.

«Demand Driven» no admite ruedas de planificación

El argumento: para algunas industrias, una rueda de planificación repetitiva es un método eficaz para combinar las limitaciones industriales y la demanda del mercado. Demand Driven no puede dar cabida a eso.

Falso:  «Demand Driven», tal y como se implementa en Intuiflow, integra ruedas de planificación.

« Demand Driven” no tiene en cuenta la capacidad

El argumento: las tácticas Demand Driven, como los bucles Kanban, suponen capacidad infinita. Mi producción tiene limitaciones de capacidad.

Falso: las tácticas Demand Driven, tal y como se implementan en Intuiflow, permiten tener en cuenta la capacidad finita tanto para programar operaciones a corto plazo en el taller, como a nivel S&OP.

«Demand Driven» es simplista

El argumento: El dimensionamiento del stock es simplista y no aprovecha los avances tecnológicos.

Falso: Intuiflow integra un motor de inteligencia artificial para el dimensionamiento de stocks.

«Demand Driven» ignora las previsiones

El argumento: Para ajustarse al consumo real, DDMRP ignora las previsiones.

Falso: ¿Ha visto el módulo de previsión de Intuiflow, que alimenta el S&OP y el dimensionamiento de buffers?

«Demand Driven» no está adaptado a procesos de producción complejos

El argumento: las tácticas Demand Driven son buenas para los escenarios FMCG: grandes volúmenes, flujos sencillos, pero no para la producción compleja en talleres.

Falso: ¿Ha visto el módulo de programación y ejecución de Intuiflow, desarrollado y probado durante los últimos 15 años, que permite una aplicación avanzada de las técnicas Drum-Buffer-Rope derivadas de la teoría de las limitaciones? ¿Cree que las operaciones industriales de Caterpillar, Hutchinson ADI, NOV y Koch Industries consisten en fabricar un producto a granel y envasarlo?

De hecho, podríamos seguir páginas y páginas, dada la proliferación de falsedades e ideas preconcebidas. Si quiere comprobarlo por sí mismo, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Y si se entera de más falsedades, no dude en enviárnoslas: ¡publicaremos un volumen 2!

Póngase en contacto con nosotros

Comparta esta historia, elija su plataforma

Facebook
Twitter
LinkedIn

Blogs recientes

Suscríbase a nuestra newsletter

También puede interesarle

Un avión de papel volando alto en el cielo con su sombra en forma de avión real debajo, sobre un fondo azul claro.

Construir aviones en Excel

Un avión es complejo. Hay decenas de miles de piezas en la lista de materiales de un avión de pasajeros. Para suministrar estas piezas hay

Dos personas con chalecos reflectantes con la palabra "visitante" escrita en la espalda, de pie en un entorno industrial con figuras borrosas al fondo.

¿Cómo visitar una fábrica?

Las fábricas son el lugar donde se crea valor: los flujos de una fábrica determinan la capacidad de la empresa para responder al mercado. Cuando