El flujo necesita ritmo

By Bernard Milian
material flow - musicians

Música y ritmo

Si eres músico, o simplemente un amante de la música, ¡probablemente lleves el ritmo en el cuerpo!

Desde la música clásica al pop, pasando por el rock, el electro o al flow de un rapero, la música es un flujo, ¿no es así?

Lo que la gran mayoría de estas formas de música – al menos occidentales – tienen en común es un ritmo, una cadencia, un pulso. un pulso.

¿Cuál es el objetivo de este ritmo? No soy músico ni musicólogo, pero puedo imaginar que este ritmo tiene varias funciones en un flujo musical:

  • Orquestar la colaboración entre los músicos
  • Make sure that everyone can play his or her score (or improvisation) in harmony.
  • Evitar que los demás se adelanten o retrasen
  • Hacer llegar a los oyentes el flujo que se adaptea sus gustos musicales

Orquestación, colaboración, flujo, música dulce para los oídos de nuestros gestores de la cadena de suministro, ¿verdad?

Esta combinación de flujo y ritmo también se encuentra en la naturaleza. El latido de nuestro corazón es esencial para nuestros flujos vitales, ¿no?

Es idéntico en la transmisión de nuestros flujos de información: ya sean hertzianos, eléctricos o luminosos, nuestras comunicaciones se basan en ondas y frecuencias, ¿verdad?

Pilotar con Takt

Del mismo modo, el flujo en nuestras cadenas de suministro y fábricas necesita ritmo. ¿Y cuál es el ritmo adecuado para orquestar nuestro flujo de materiales? El ritmo de la demanda del mercado, por supuesto.

Este es el corazón de la metodología Demand Driven: alinear nuestros flujos con la demanda del mercado. Los profesionales de Lean lo saben desde hace mucho tiempo: esta es la definición y la razón de ser del takt time.

En busca del ritmo perdido

Para hacer fluir la música, los músicos disponen de mecanismos; un metrónomo, un director de orquesta que marca el ritmo y coordina los flujos, un batería, percusionistas…

Si miras bien en cada rincón de tu sistema de gestión, de tu sistema ERP favorito que se supone que orquesta tus flujos, ¿encuentras un ritmo, una progresión sobre la cadencia y sincronización en tiempo real el tempo de tus flujos? mmmhh. Probablemente no.

Nuestros sistemas ERP han sido diseñados para calcular las necesidades que cubren la demanda, los pedidos reales y las previsiones. No han sido diseñados para acelerar el flujo. No debería sorprendernos sufrir problemas de sincronización.

Demanda y cadencia

Los mecanismos básicos de DDMRP, el primer paso de un modelo empresarial adaptable basado en la demanda, incorporan una cadencia básica. Se llama consumo medio diario (CMD). Este CMD puede incorporar demandas históricas, previsiones y factores exógenos, pero siempre de forma suavizada. A veces algunas personas se sorprenden. Por ejemplo, ¿por qué combinar la demanda media de las últimas 12 semanas con la previsión media de las próximas 8 semanas?

Cuando era un joven ingeniero especializado en electrónica, mis prácticas de fin de carrera consistieron en desarrollar una tarjeta electrónica para la recepción de señales de satélite. El primer paso en este tratamiento de la señal, antes de considerar cualquier algoritmo digital, fue, mediante un filtro analógico y un bucle de bloqueo de fase, para detectar la portadora de la señal – en otras palabras, la frecuencia base, el ritmo de ese flujo, que no era visible inicialmente debido al ruido de la señal recibida.

Esta es la función principal del CMD del DDMRP: extraer el ritmo básico de la demanda, enmascarado por el ruido de la variabilidad, la variabilidad de la demanda diaria de los clientes y la variabilidad autoinfligida por nuestros procesos de previsión optimistas o pesimistas.

¿Es un CMD suficiente para mantener el ritmo del flujo?

No. Es un requisito previo, que juega la misma función que mi placa electrónica analógica de los años 80: limpiar el ruido de la señal de entrada.

Para acelerar realmente el flujo, necesitamos mecanismos complementarios: puntos de control y “DRUM” (restricciones), utilizados en dos niveles:

  • En el proceso S&OP (o más precisamente el DDS&OP): para la verificación general de cargas de los recursos críticos. Esto es lo que usamos para RCCP (Rough Cut Capacity Planning) en nuestro módulo de planificación avanzada.
  • Durante la programación y la ejecución. Nuestro módulo dedicado se llama DBR+, derivado de la lógica de control Drum-Buffer-Rope de la Teoría de las Limitaciones. Se trata de establecer un ritmo y programar los flujos en tiempo real.

Para acelerar el flujo en la demanda del cliente Usted ¡tiene que poner ritmo en su ERP!

Volveremos en un próximo post sobre la aplicación práctica de este proceso.

¡Esté atento a nuestras publicaciones!

Ponerse en contacto

Share This Story, Choose Your Platform!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Recent Posts

You may also enjoy

Manténgase informado con nuestras últimas noticias