Submarinos y cadena de suministro

By Bernard Milian
Submarine under water

¿Cuál es la relación entre los submarinos y la cadena de suministro?

No, no te preocupes, todavía no se habla de buques portacontenedores submarinos, y Elon Musk no ha planteado la idea de una Ruta de la Seda a través de un Hyperloop submarino. Bueno, todavía no, creo.

Pero entonces, ¿cuál es?

Hemos visto en la prensa recientemente el anuncio del llamado acuerdo «Aukus«, firmado por Estados Unidos, el Reino Unido y Australia. Es un acuerdo de seguridad, cuya parte «visible» se refiere al suministro de submarinos nucleares a Australia, y que está provocando una crisis diplomática con Francia.

Sin embargo, el acuerdo se centra más en China. Y tiene como objetivo contrarrestar o limitar su expansión en Asia y el poder de su cadena de suministro, especialmente en alta tecnología. China ha desarrollado un poder económico sin precedentes, junto con el poder militar, incluida una armada que ya supera a la Marina de los Estados Unidos.

La pandemia ha puesto de manifiesto la dependencia de las cadenas de suministro mundiales y de sectores enteros en la industria mundial con China. Lo hemos visto con los dispositivos médicos, con los principios activos de los medicamentos y, finalmente, con los semiconductores.

He pasado gran parte de mi carrera en la industria electrónica en Europa, en concreto en Philips y Motorola, y tuve la oportunidad de observar algunos de los movimientos fundamentales que han llevado casi a la desaparición de esta industria en Occidente.

En las últimas décadas no ha habido ninguna duda de que la electrónica y los dispositivos digitales cobrarán cada vez más importancia en nuestra vida cotidiana y, por lo tanto, en la industria. Habiendo trabajado en el sector de la electrónica del automóvil, el contenido electrónico de un vehículo se ha disparado a lo largo de los años, con múltiples ECU, un sistema de infoentretenimiento omnipresente, conducción semiautónoma, etc.

Todo esto era previsible, y por lo tanto predecible, si los distintos responsables de la industria actuaran de forma sincronizada, estratégica y geopolítica con los estados o zonas económicas en las que operan.

Desgraciadamente, no es así como funciona, o al menos cómo ha funcionado en las últimas décadas. Cada fabricante tiene que competir, y buscará un suministro al menor coste unitario a corto plazo, para apoyar el lanzamiento de sus productos. La dinámica básica del capitalismo globalizado ha llevado al mismo resultado en Europa y América del Norte: la industria electrónica ha sido diezmada, en beneficio de Asia.

El hecho de que esto genere fragilidades, costes y riesgos en la cadena de suministro, así como plazos de entrega más largos y escasez, obviamente no formaba parte de la ecuación a corto plazo de los líderes industriales y políticos de la época.

Los riesgos de una estrategia basada en los costes

El coste primero, el flujo, umm el flujo, ¿de qué me estás hablando?

Por ejemplo, según un artículo en The Conversation a finales de 2019, la capacidad de producción mundial era equivalente a 19,4 millones de obleas (láminas de material semiconductor utilizadas para fabricar componentes). Y la producción europea ya era, en ese momento, de solo 1,1 millones de obleas. La de Estados Unidos fue de 2,4 millones. Desde 2019 el desequilibrio ha seguido aumentando a favor de Asia.

Sin embargo, en Occidente teníamos buques insignia en esta industria en los años 90. En 2019 los europeos STMicroelectronics, Infineon y NXP (de Philips y Motorola SPS) ocupan la 12ª, 13ª y 14ª posición de las principales empresas de semiconductores. En Estados Unidos, la capacidad de fabricación de semiconductores representó el 37% de la capacidad mundial, y ha caído al 12% en la actualidad. La fundición más grande del mundo ahora es TSMC, el gigante taiwanés que suministra obleas para NVidia,

Qualcomm y Apple. Tiene el 50% del mercado de servicios de fundición. Taiwán, China, desarrollo de la armada china, maniobras militares, submarinos… ¿Ves alguna conexión?

En 2020, Estados Unidos estableció la «Ley CHIPS for America»destinada a reubicar esta industria estratégica, y Europa siguió su ejemplo con la Ley Europea de Chips, con el objetivo de establecer el 20% de la capacidad mundial en Europa para 2030.

Hay que alegrarse de estas iniciativas y podemos soñar a largo plazo con cadenas de suministro más cortas, más ágiles, con buffers de capacidad y menos frágiles.

Mientras tanto, muchas industrias que utilizan componentes electrónicos tendrán que soportar la escasez y los largos plazos de entrega durante mucho tiempo, y deberán ajustar sus existencias y suministros con la demanda, porque no hay nada peor en una situación de escasez que pedir artículos que realmente no son necesarios, y generar efecto látigo en su cadena de suministro.

Flujo antes que coste unitario, limitar el efecto látigo, aumento de la capacidad, habría sido mejor si esta industria estuviera basada en la demanda, ¿no?…

Ponerse en contacto

Share This Story, Choose Your Platform!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Recent Posts

supply chain maturity - ladders

You may also enjoy

Demand Driven para MTS, ATO, MTO, ETO

Probablemente ya haya visto este diagrama, que resume las diferentes tipologías de fabricación : ¿Se ajusta el modelo impulsado por la demanda a estas tipologías?

Manténgase informado con nuestras últimas noticias

Name*